PNL clínica

La disciplina de la PNL, se desarrolló a mediados de los años 70. Como bien la definen Joseph O’ Connor y Ian McDermott: “su esencia es lo que se ha llamado “Modelado”: descubrir cómo hacemos lo que hacemos. La PNL, modela la excelencia en todos los campos: La Salud, el deporte, la comunicación, la educación, el desarrollo personal, el comercio y el liderazgo, de modo que estas habilidades puedan enseñarse a otros. Además modela personas reales, no ideales abstractos: lo que es posible y lo que se ha hecho”.

En mi caso he utilizado la PNL netamente en el área de la salud, pues por experiencia propia pude darme cuenta de la fuerza que tiene nuestra mente sobre nuestro cuerpo. El cuerpo hace lo que la mente dice: la PNL desprograma los mensajes negativos que, de manera inconsciente, nos transmitimos a nosotros mismos. Ese mensaje negativo es el que nos enferma… Desprogramarlo es sanarnos.

Y la mente es más que la cabeza… Hoy se comprende cada vez más la importancia del corazón en la inteligencia humana, la importancia de las emociones… un día todos seremos conscientes de que existe una conexión extraordinaria entre el corazón y la mente, única en el ser humano, una supercarretera de información… Cuando comprendemos y aceptamos esa conexión, somos capaces de sanar completamente nuestra vida.

Mis años como terapeuta me han enseñado que toda sensación está asociada a una emoción y toda emoción es producida por una imagen mental. Cuando atiendes esa imagen mental, esa íntima realidad, la asociación de sanación es total. Es ese mensaje inconsciente el que genera la emoción que, a su vez, genera la sensación… y la sensación es la que domina al ser, sin importar su nivel intelectual o la idea que tenga de si-mismo. Por eso, para mí es evidente que todas nuestras enfermedades tiene un origen emocional. Si sanamos nuestras heridas emocionales, sanamos nuestro cuerpo.